SafeNews

Nutrition

Nutrition

Alimentación en verano: trucos y consejos

Alimentación en verano: trucos y consejos

La alimentación de la gente mayor en verano debe consistir en productos frescos, ligeros, ricos en agua y en fibra. Lo más recomendable es recurrir a alimentos de temporada. Con ellos se puede elaborar una dieta rica y variada para asegurar todo el aporte de nutrientes necesario consistente en platos ligeros y, sobretodo, apetecibles.

Hortalizas y verduras. Es imprescindible tomarlas diariamente. Lo más recomendable para el verano es preparar ensaladas varias, combinando productos de la huerta como tomate, diferentes tipos de lechuga, pepino, col, alcachofa, pimiento, remolacha o espárragos. Con tantos productos se abre un abanico de posibilidades infinito.

Frutas. El verano es una época que nos ofrece un sinfín de frutas de temporada ricas en agua y muy fáciles de tomar. Una forma de incluir la mayor variedad de fruta posible en la dieta de los mayores es preparar macedónias. Sandía, fresas, melocotones, albaricoques, ciruelas, cerezas, melón, o piña son muchos de los ejemplos.

Cereales. Son una importante fuente de fibra y no aporta ningún tipo de grasas, por lo que deben formar parte de la alimentación de las personas mayores.

Tomar abundantes líquidos: agua, zumo de frutas, infusiones, horchata o leche desnatada.

Evita guisos, caldos o sopas calientes, así como fritos o asados. Los alimentos o platos calientes es algo a evitar durante el verano, puesto que si las personas mayores, ya de por sí, se muestran inapetentes, con platos así lo único que favorecemos es que las ganas de comer se reduzcan todavía más.

Reducir al máximo posible el consumo de azúcares, alimentos picantes y condimentos como la sal.