SafeNews

Geolocalización

Geolocalización

¿Cómo funciona el GPS de los Smartphones?

¿Cómo funciona el GPS de los Smartphones?

A menudo relacionamos el GPS con aplicaciones de navegación como Google Maps o Waze. Sin embargo, es necesario saber cómo funciona el Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés) en otras muchas aplicaciones como Safe365.

El GPS es una de las funciones clave en cualquier dispositivo ya que te permite utilizar, entre muchas otras cosas, aplicaciones que requieren de la posición de los usuarios para cumplir su función. Si bien una cosa es ser consciente de su utilidad, otra muy distinta es saber cómo funciona.

La red GPS te permite determinar la posición de cualquier objeto con una precisión exacta de centímetros, aunque normalmente tienen un error de pocos metros. Esta red tiene 24 satélites activos orbitando alrededor de la tierra. Existen 32 en total, pero el resto sirve como refuerzo en caso de que alguno deje de funcionar. La repartición de los satélites está equilibrada de tal manera que desde cualquier punto de la tierra cualquier persona tiene visibilidad a 6 de ellos.

El GPS funciona en cualquier condición climática, las 24 horas del día y en cualquier parte del mundo. Pero la pregunta que nos hacemos siempre es: ¿cómo detecta mi señal? La respuesta se llama método de trilateración.

Método de Trilateración

Tomamos como ejemplo los tres satélites de la imagen. Cada uno tiene su propia posición conocida en el espacio. Todo lo que hacen los satélites es emitir una señal para que el receptor GPS de los smartphones la capte en una hora y distancia específicas.

Por ejemplo: el satélite 01 emite una señal que llega a un receptor GPS. Tenemos la distancia que tiene respecto al satélite 01, pero no el ángulo. Es por eso que se crea una distancia en círculo igual en todas las direcciones. Esto significa que su posición GPS podría estar en cualquier punto de este círculo con este radio específico. Para ello necesitamos la señal de otro satélite, en este caso el satélite 02.

Esta vez, la distancia se transmite por igual en todas las direcciones hasta que llega al receptor que estamos intentando localizar. Otra vez, se marca una línea circular con el radio específico. Esta vez, tenemos dos distancias conocidas de dos satélites. Sin embargo, la posición correcta podría ser cualquiera de los dos puntos en los que se cruzan los círculos.

Es por eso que gracias al satélite 03 encontramos el punto que buscamos, pues se cruzan los tres círculos en un punto exacto del mapa. A medida que nos movamos, cambiarán las distancias con respecto a cada satélite, pero tú siempre estarás en medio.

Dependiendo de la posición que ocupes en el mundo, los satélites que determinarán tu posición serán unos u otros. Además, las condiciones meteorológicas o las barreras físicas que se encuentren entre los satélites y tu ubicación podrán influir en la precisión de la señal. Es decir, si te encuentras entre edificios muy altos un día de tormenta eléctrica, la señal será mucho menos precisa que estando entre casas en un día soleado.

Con esto queremos decir que, aunque la precisión suele ser exacta y fiable, en ocasiones donde el entorno no ayuda puede haber un error, por mínimo que sea, como con todo en la vida.