SafeNews

Psychology

Psychology

¿Cómo librarte de tus malos hábitos?

¿Cómo librarte de tus malos hábitos?

Todos tenemos malos hábitos y de vez en cuando nos preguntamos cómo dejarlos. A veces puede ser muy difícil, dependiendo de cuanto tiempo llevemos con ellos y si ocurren muy frecuentemente. Sin embargo, a través de práctica y paciencia es posible dejarlos. Te damos unos consejos para cumplir tu objetivo:

Entender la causa

Es importante, como primer paso, entender qué es lo que desencadena los malos hábitos. Analizando la situación en la que solemos tener malos hábitos podemos llegar a la causa: por ejemplo, si nos mordemos las uñas en situaciones de estrés, podemos entender que el mal hábito está causado por preocupación o ansiedad. A veces hay malos hábitos que solemos tener solo en ciertos momentos o con ciertas personas y es fundamental analizar individualmente todos los factores para poder trabajar en ellos.

Ir poco a poco

Solemos pensar que para dejar un mal hábito tenemos que hacerlo de manera tajante, pero no es así. Es mucho mejor ir paso a paso y reducir tus malos hábitos día a día: por ejemplo, si quieres dejar de fumar, puedes empezar reduciendo tu dosis cada día. Será más fácil dejarlo de esta manera..

Reemplazarlo con un hábito sano

Una buena manera para dejar un mal hábito es reemplazarlo con uno sano. De esta forma, el cerebro estará ocupado con una actividad diferente y no solo con el pensamiento de “no debo hacer esto”. Crear un hábito sano puede tardar tiempo, así que no te preocupes si no lo consigues rápidamente, porque hasta tardando más tiempo, es una de las mejores vías para dejar tus malos hábitos.

Cambia tu perspectiva sobre los malos hábitos

En vez de seguir pensando que necesitas tu mal hábito para estar bien, sustituye esta idea con un pensamiento negativo sobre ello. Generalmente los malos hábitos nos dan una sensación de confort o alivio y eso hace que nos cueste más dejarlos, porque los vemos como algo que nos hace estar bien. Si cambias la idea de que tu mal hábito sea una comodidad con la idea de que sea nocivo para ti, podrás dejarlo más fácilmente.

Date más razones para dejarlo

Es muy probable que tener solo una razón para dejar tu mal hábito no sea suficiente. Date siempre más de una razón válida para dejarlo, por ejemplo motivaciones sociales, económicas o prácticas y apúntalas en una lista para tener siempre claras todas las razones que te empujan a llegar a tu objetivo.

Si tú también quieres librarte de un mal hábito, te dejamos una lectura que podrá interesarte: El poder de los hábitos, de Charles Duhigg. ¿Lo has leído?