SafeNews

Psychology

Psychology

Gestionar la ansiedad frente al coronavirus

Gestionar la ansiedad frente al coronavirus

La preocupación por Covid-19 se está extendiendo casi más rápido que el virus en sí. Meditación, desintoxicación digital ... ¿cómo no entrar en pánico? Además, con su rápida propagación, muchos países empiezan a confinar su población, como, por ejemplo, en Italia o en España, donde los movimientos de los ciudadanos se ven restringidos salvo en diversas ocasiones, entre ellas: para ir a trabajar, comprar bienes de primera necesidad o cuidar de personas mayores.

Este confinamiento obliga a la gente a quedarse en casa, lo que tiene un impacto psicológico muy fuerte. La persona que es aislada suele sufrir, además del propio temor a estar infectada, frustración, aburrimiento y temor por la pérdida económica que puede conllevar. ¿Cómo manejar la ansiedad a la hora de estar encerrado en casa?

¿De dónde viene la ansiedad por coronavirus?


"La ansiedad es anticipar de manera negativa algo que aún no ha sucedido y que ni siquiera puede suceder".

En resumen, ante la incertidumbre, imaginamos de inmediato el peor escenario. Es un poco como sudar antes de que estés caliente. De hecho, algunas personas tienden a sentirse abrumadas por los pensamientos negativos. Pero en situaciones como la que conocemos, es perfectamente comprensible sentirse estresado, ansioso o molesto.

Sin embargo, los estudios científicos son formales: el coronavirus al que nos enfrentamos actualmente causa síntomas leves en la mayoría de los casos. Alrededor del 80 % de los pacientes se recuperan sin necesidad de un tratamiento especial. ¿Por qué tanta preocupación? Según los expertos, algunas reacciones se explican por la pérdida de comodidad inducida por el virus. Enfrentarse a los estantes de supermercados vacíos o a la escasez de productos hidroalcohólicos en las farmacias genera "comportamientos de pánico generalizados". Las personas entran en pánico porque tienen miedo de ser infectadas, tienen miedo a morir, tienen miedo a perder a alguien o algo.

La dimensión colectiva también es importante. Es una pérdida de referencias sociales dentro de un grupo. Concretamente, el hecho de ver a ciertas personas comprando más pasta o arroz de lo normal en las tiendas, nos empuja a hacer lo mismo.

Desintoxicación digital

Medios de comunicación, redes sociales, discusiones con amigos... Todos los días nos llega nueva información sobre este coronavirus. Hablamos de infodemia, es decir, la multiplicación de información a veces distorsionada, confusa, contradictoria y, sobre todo, que provoca ansiedad.

Sí, es importante mantenerse informado sobre las medidas de precaución que deben respetarse: Aunque una cosa es segura: navegar por las redes sociales o Internet las 24 horas del día no sirve de nada. Ser bombardeado con información que no siempre sabemos interpretar conduce a una mayor confusión y, por lo tanto, ansiedad.

Conclusión: suelta tu teléfono y limítate a algunas fuentes confiables de información para evitar el miedo generado por ciertas noticias falsas.

Medita para enfocarte en lo esencial

Zen
Photo by JD Mason / Unsplash

Practicar la meditación de atención plena permite encontrar la calma en situaciones estresantes, pero también tomar decisiones más informadas. Cuando tienes mucha ansiedad, concéntrate en tu respiración para centrarte en ti mismo, en el aquí y el ahora.

Mantén tu rutina

Asegúrate de mantener tus actividades y rutina diarias tanto como sea posible para desviar tu atención de los pensamientos negativos. Sobre todo, concéntrate en lo que puedes controlar. ¿Sueles hacer deporte cada dos días? Aunque estás encerrado/a en casa, intenta mantener tu rutina de deporte buscando ejercicios que puedes hacer desde tu salón. ¿Sueles pasear el perro por la mañana? Sigue el mismo horario, lo mismo para las horas de comida.

Diviértete

Children’s books
Photo by Debby Hudson / Unsplash

Ocúpate con cosas que te gustan. Lee un libro, mírate la nueva temporada de tu serie favorita en Netflix, llama a tus amigos, a tu familia, baila, escucha música, dibuja, cocina, etc. ¡Te sorprenderás con la diversidad de actividades que se pueden realizar desde casa!

Y tú, ¿qué haces para gestionar esta ansiedad?