SafeNews

Nutrition

Nutrition

Diez consejos para mejorar tu digestión

Diez consejos para mejorar tu digestión

¿A menudo te sientes hinchado después de cada comida? ¿Sueles tener cenas copiosas por las noches? ¿Sabes lo qué comes y cómo lo haces? El estrés, las preocupaciones, el tipo de comida, el no tener tiempo, etc. hacen que cada vez que comamos, tengamos una sensación de pesadez en nuestro estómago porque la digestión se está resintiendo y no se realiza de manera correcta.

Lo primero a tener en cuenta es que las comidas ligeras y tomar productos fermentados son dos grandes aliados para evitar una mala digestión. Vamos a daros diez consejos o hábitos para evitar la hinchazón o los gases estomacales.

1- Masticar correctamente

Las prisas nunca son buenas y menos a la hora de comer. Se ha demostrado que comer con calma y masticar bien todos los alimentos favorecen una buena digestión. Se recomienda masticar unas veinte veces para que los alimentos estén bien triturados. Con esto, también prevenimos la acidez y los gases.

2- Reducción de la sal

La sal nos da sabor a las comidas para que no queden sosas, pero en gran exceso provoca la retención de líquidos y, por lo tanto, sensación de hinchazón. Es por ello que no hay que abusar de la sal ¡por muy sabrosos que nos queden los platos!

3- Tomar productos fermentados y germinados

Los productos fermentados como son los yogures y el kéfir, y los germinados, como el brócoli y la soja, contienen microorganismos que ayudan a regenerar y mantener la flora intestinal. Otros complementos que favorecen a la flora intestinal son los probióticos y prebióticos. Si quieres saber más sobre estos complementos, consulta nuestro anterior artículo La importancia de los prebióticos y los probióticos.

4- Platos ligeros y equilibrados

Se recomienda comer entre cuatro y cinco veces al día, o cada 3/4 horas para que los músculos del estómago estén trabajando en pleno rendimiento. Esto no quiere decir que estos platos sean en grandes cantidades, hay que comer en su justa medida y ligero para que no tengamos la sensación de estómago vacío y comamos de forma descontrolada.

5- Toma de líquidos después de las comidas

Las bebidas es mejor tomarlas después de las comidas, ya que, si bebemos mucho durante, favorece a la dilución de los jugos gástricos y aparece la sensación de pesadez. Además, es recomendable reducir el consumo de bebidas gaseosas.

6- Aumento de la fibra

La fibra es otra gran aliada para la mejora de la digestión. La fibra vegetal favorece la actividad del intestino y previene el estreñimiento. Es recomendable tomar entre 30 y 50 gramos de fibra al día a través de verduras, fruta y cereales.

7- ¡A cenar pronto!

¿Te has parado a pensar alguna vez que comer de forma tardía también puede provocar pesadez? Nuestro cuerpo no funciona al mismo ritmo todo el día, por la mañana suele estar mucho más activo que por la noche, y eso mismo pasa con nuestro sistema digestivo. Es por ello que, sobre todo, por la noche hay que cenar temprano, antes de las nueve si es posible, para no ir a dormir inmediatamente después de cenar y dejar alrededor de dos horas para la digestión.

8- Horarios de la práctica de deporte

Hacer deporte es muy importante para nuestro bienestar y también para nuestra digestión. No obstante, hay que controlar los horarios en que se realiza. Es recomendable hacerlo dos horas antes o dos después de cada comida. Sucede que cuando practicamos deporte necesitamos toda la fuerza del músculo y la sangre, igual que la digestión. Si no dejamos suficiente tiempo entre estas dos actividades, es cuando se producen los calambres.

9- Toma de infusiones digestivas

Si con todos estos consejos todavía tienes problemas en tu digestión, como pesadez, gases, diarreas o estreñimiento, te aconsejamos en tomar infusiones digestivas después de las comidas. La melisa, la manzanilla, y la hierbabuena son ejemplo de plantas que favorecen la digestión, así como las plantas medicinales como el anís o el hinojo.

10- Ni muy frío, ni muy caliente

Siempre se ha dicho que los extremos nunca son buenos, en caso de las comidas pasa lo mismo. Las temperaturas extremas, muy frío o muy caliente, irritan las mucosas digestivas y provocan malestar estomacal.

¿Conoces más hábitos para una buena digestión? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!