SafeNews

Habits & Mindset

Habits & Mindset

Consejos para reducir tu consumo de plástico

Consejos para reducir tu consumo de plástico

Nos encontramos en una época de crisis medioambiental y es nuestra responsabilidad actuar para cambiar los malos hábitos que están destruyendo el planeta. El gran consumo y producción de plástico es uno de los factores más contaminantes, ya que este material tarda cientos de años en descomponerse y la mayoría de las veces acaba en el mar y los océanos, matando la flora y fauna marina y alterando el equilibrio de nuestro ecosistema. Es importante que nos sensibilicemos sobre este tema para ser más responsables con nuestro consumo de materiales tan nocivos. Con estos consejos podrás encontrar una alternativas a objetos de uso diario que suelen ser de plástico y, paso a paso, reducir tu consumo:

Envases y tuppers de vidrio

Todos nos hemos llevado tuppers de plástico al trabajo por lo menos una vez, pero existe una alternativa más sostenible: tuppers y envases para la comida de vidrio. Los envases de plástico tienen una vida mucho más breve ya que este material tiende a dañarse y deformarse más rápidamente y por eso tendrán que ser reemplazados más a menudo. Por el otro lado, el vidrio durará mucho más y no tendrá que sustituirlo periódicamente.

Comprar una bolsa reutilizable

Uno de los gastos mayores de plástico viene del uso de bolsas de plástico monouso cuando se hace la compra. Adquiere una bolsa reutilizable, posiblemente de tela o otro material más sostenible (una tote-bag) para hacer la compra. Reducirás muchísimo tu consumo de plástico, y además podrás usarla como bolso para salir y tendrás mucho más espacio.

Comprar alimentos sin envoltorio de plástico

Tristemente, la mayoría de la comida en los supermercados (especialmente fruta y verdura) lleva envoltorios de plástico y es muy difícil evitar comprarlos y acabar usando bolsitas de plástico para poder almacenar unas manzanas. Sin embargo, esta pequeña costumbre nos hace usar mucho plástico que acaba contaminando más el planeta.

Una alternativa es hacer la compra en mercados locales o supermercados que den la posibilidad de usar bolsitas de papel en vez de bolsas de plástico o, por lo menos, bolsas biodegradables. Si no encuentras ninguno, puedes llevar tus envases al supermercado para almacenar fruta y verdura.

Usar una botella reutilizable

Las botellas de plástico representan uno de los porcentajes más altos en el consumo de plástico. Sin embargo, podemos encontrar una solución muy fácil: comprar una botella reutilizable, preferiblemente de vidrio o de aluminio, que requiere ser reemplazada mucho menos, y llevarla siempre con nosotros para rellenarla, en vez de comprar más botellas de plástico. Lo mismo podemos hacer con las tazas de café reutilizables.

No usar pajitas y tenedores monouso

Las pajitas que nos dan en los bares acaban casi todas en el mar, al igual que los tenedores monouso que se usan en las fiestas o en los pic-nic fuera de casa, ya que difícilmente se reciclan al final del día. Es importante dejar de usar estos productos de plástico monouso. La próxima vez que entres en un bar para pedir una bebida, dile que no hace falta que te pongan una pajita o, si la necesitas, compra una reutilizable y llévala contigo.

Compra productos de higiene sin envasar

Los productos de higiene y de belleza son casi siempre vendidos en envoltorios de plástico monouso. Sin embargo, hay muchas marcas que ofrecen alternativas más sostenibles, como Lush, que vende jabones sólidos que no necesitan envase, y otros productos en envases de plásticos reciclables que puedes devolver directamente a la tienda para que sean reutilizados. Hay otras maneras de reducir el consumo de plástico en el ámbito de productos de higiene y estética: por ejemplo, comprar cuchillas de afeitar con lama reemplazables y no monouso, o encontrar tiendas donde puedes rellenar los envases de jabón para la ropa y para los platos. También, puedes sustituir tu cepillo de dientes de plástico por uno de bambú.