SafeNews

Technology

Technology

¿Eres adicto a tu teléfono?

¿Eres adicto a tu teléfono?

Sin duda, la adicción digital es real. Piensa en las 2.600 veces que tocamos nuestros teléfonos todos los días, nuestro pánico cuando perdemos temporalmente nuestro móvil, y cómo simplemente oír el sonido de un mensaje puede ser tan entretenido como revisar el mensaje en sí.

Esta adicción puede tener consecuencias reales. Por ejemplo, podrías ofender a alguien si respondes a un mensaje mientras te está hablando. Pero también debemos reconocer que las tecnologías actuales pueden hacernos estar más conectados que nunca. Los colegas pueden trabajar juntos desde lejos, los amigos pueden mantenerse en contacto sin restricciones y los abuelos pueden comunicarse directamente con sus nietos.

Entonces, ¿cómo evitamos las posibles trampas mientras seguimos disfrutando de sus beneficios?

I heard recently that the average person scrolls the height of Big Ben in a day. Whilst waiting for a delayed train in Bath I spotted this line of hands on phones – all endlessly scrolling.
Photo by ROBIN WORRALL / Unsplash

¿Tienes una adicción?

Quizás la mejor manera de evaluar el tiempo que pasamos con nuestros teléfonos es hacerse estas dos preguntas:

  1. ¿Qué estás haciendo con el tiempo que dedicas a tu teléfono? ¿Es coherente con tus valores y prioridades?
  2. ¿Cómo podría afectar a tu vida el uso adictivo del teléfono?

Si sientes que disfrutas de tu tiempo frente a la pantalla, sin tener un impacto sobre tu sueño, tu trabajo o tus relaciones sociales, no tienes muchas razones para preocuparte. Si al contrario, incluso la única presencia de tu teléfono puede limitar tu productividad con el trabajo y tu capacidad para construir relaciones con los demás, podríamos hablar de una adicción con consecuencias en tu vida.

Podrías ser adicto/a a tu teléfono si te identificas con alguna(s) de estas situaciones:

  • Me siento extremadamente ansioso/a si la batería de mi teléfono se agota;
  • Uso mi teléfono cuando me voy a la cama y lo vuelvo a mirar desde el momento en el que me despierto;
  • Duermo con mi teléfono en la cama;
  • A veces paso el tiempo sin pensar mirando mi teléfono;
  • Me molestaría no poder acceder a los datos de mi teléfono en todo momento;
  • Puedo entrar en pánico si cruzo mi límite de datos autorizados en mi plan.

¿Te has sentido identificado con alguna(s) de estas descripciones?

Encuentra el equilibrio

Suicide
Photo by Cristian Newman / Unsplash

Si piensas que el uso de tu móvil tiene un impacto negativo sobre ciertas cosas de tu vida, puede ser más prudente poner tu teléfono fuera de tu vista y de tu oído en algunos momentos. Te permitirá pensar en tareas más complejas sin interrupción o incluso involucrarte más con quien te rodea.

Lo importante es aprender a administrar tus prioridades diariamente, tomarse el tiempo para las personas que tenemos frente a nosotros, pero también apreciar los momentos de "vacío". Hoy en día, si se tiene algo de tiempo libre, muchas personas llenan ese vacío actualizando su timeline de Instagram, Facebook o Twitter.

Encontrar el equilibrio significa, por ejemplo, dejar tu móvil a un lado durante una cena romántica y durante los momentos íntimos. Aprovecha al máximo de este momento para los dos, esencial en la vida de una pareja. Lo mismo cuando te bañas, tu teléfono no tiene nada que hacer cerca de la bañera. Es un descanso para tu bienestar.

Limitación del uso

Ahora, algunas redes sociales tienen una nueva función para limitar el tiempo que pasas en ellas. Este sistema permite al usuario verificar cuánto tiempo ha pasado en la red, programar una alarma cuando se alcance un límite de tiempo establecido o silenciar las notificaciones durante un período.

Si en la pantalla de tu teléfono apareciese un mensaje diciendo: 'Has estado usando esta aplicación durante cinco horas', seguramente te dirías, "Guau, eso es mucho. ¡Qué pérdida de tiempo!".