SafeNews

Films, Books & Music

Films, Books & Music

Joker, la dualidad del bien y del mal

Joker, la dualidad del bien y del mal

ATENCIÓN: Antes de que empieces a leer, queremos advertirte que en el artículo se desvela información sobre la película recién llegada a los cines. En caso que no la hayas visto, te sugerimos primero verla y luego ¡nos das tu opinión!

Una de las cuestiones filosóficas que siempre se ha preguntado el ser humano es si la maldad yace en nosotros desde el principio o si somos buenos y después nos corrompemos. Dos grandes filósofos se enfrentaron a esta pregunta, según Hobbes el hombre es malo y es por ello que tiene que haber una ley autoritaria para controlar ese impulso agresivo. Por otra parte, según el filósofo suizo-francés Jean Jacques Rousseau, la naturaleza del hombre es buena y empatiza, pero al final es la sociedad quien lo corrompe.

Con estos dos pensamientos antagónicos de una misma corriente, presentamos así a uno de los personajes más enigmáticos y macabros de los cómics, el Joker.

¿Héroe o antihéroe? Las dos caras de un mismo personaje

Recién salida del horno Todd Phillips nos muestra la historia y el origen de Joker, interpretada por un magistral Joaquin Phoenix. Un enfermo mental en una ciudad corrupta donde las sombras de la oscuridad se apoderan de cada uno de sus habitantes.

Una perturbadora visión en la que se ve reflejada una sociedad actual y agitada. La corrupción del poder hace que la injusticia y el desequilibrio entre las clases sociales provoquen un colapso en la frágil mente de Arthur Fleck y rompa esa balanza que aún conservaba en su código ético, cambiando su cara por la del Joker.

La historia nos describe una sociedad donde se margina y maltrata a la gente de un nivel social bajo y, sobre todo, a las personas que sufren alguna enfermedad y son dependientes. De esta misma forma, el personaje de Arthur Fleck que vive con su madre y sufre de una incontinencia afectiva (tiene episodios de carcajadas sin que haya nada gracioso y en momentos bastante inoportunos), ve como no puede seguir yendo a terapia porque han recortado este tipo de fondos en el gobierno, y además es ridiculizado por uno de sus compañeros y despedido después de ser atracado y apalizado.

Pero, ¿por qué el nombre de Joker?

Arthur Fleck aspira a ser un cómico para hacer reír al mundo. Es por ello que siente gran admiración por el rey de la comedia Murray Franklin, interpretado por Robert de Niro, y trabaja como payaso en una empresa. Todo esto empieza a venirse abajo con el despido en el trabajo y el descubrimiento de su pasado. Sin saberlo, el personaje del Joker empieza a cobrar vida.

El Joker es una figura que encontramos en la baraja de póker usado como comodín y en las cartas del Tarot, conocida también como “el Loco”. Este personaje es un bufón asociado con la dualidad (si nos fijamos los payasos tienen dos caras) y va perdido, sin rumbo. Es una criatura que vive en otra realidad, que nadie toma en serio y, al final, se convierte en el símbolo de la anarquía.

Con todos los sucesos, desde los asesinatos por accidente en el metro hasta el final, la figura del Joker de alguna forma tiene que salir del cuerpo de Arthur Fleck. El bufón que vive en otra realidad y ha sido destruido por todo su alrededor tiene sed de venganza, necesita decirle al mundo que ya no se pueden aprovechar más de él. El reinado del líder del caos y la anarquía empieza cuando Arthur Fleck, ya como Joker, asesina en directo y termina con el reinado de Murray Franklin delante de todos los espectadores del late night.

Eso sí, siempre con una sonrisa…

Entonces, ¿la maldad yace de nosotros mismos o nos corrompemos? ¿Es real lo que pasa o es todo una creación de la mente de Arthur Fleck?