SafeNews

Sexual Health

Sexual Health

La importancia del suelo pélvico y cómo fortalecerlo

La importancia del suelo pélvico y cómo fortalecerlo

Siempre repetimos una y otra vez lo mismo, cuidarte y mimarte es lo que tienes que hacer cada día, desde que te levantas hasta que te vas a dormir. Seguir una vida sana con buena alimentación, realizar ejercicio diario, quererse uno mismo, en resumen: Mens Sana in Corpore Sano. Pero nos dejamos algo sumamente importante y que forma parte de nosotros, nuestra salud sexual.

¿A qué nos referimos con salud sexual?

El sexo o todo lo relacionado con él ha sido siempre un tema tabú, o un aspecto de los que muchos prefieren no hablar por vergüenza. Pero, al contrario de toda creencia, es una parte más de nosotros muy importante que debemos cuidar. La salud sexual no se refiere únicamente a tener relaciones sexuales, sino también a la correcta y debida información que tengamos de ello, así como al cuidado de nuestro aparato reproductor, tanto el interior como el exterior.

En este artículo, nos vamos a enfocar en una de las partes del aparato reproductor femenino más importantes: el suelo pélvico.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos situados en la parte inferior del abdomen. Su función es sostener los órganos pélvicos de forma adecuada y, así, los esfínteres puedan trabajar correctamente. El problema viene cuando este empieza a debilitarse por causas diversas, provocando:

  • Incontinencia urinaria y fecal
  • Problemas sexuales
  • Prolapso genital

Por suerte, el tono muscular del suelo pélvico puede ejercitarse y recuperar su estado adecuado con distintos tipos de ejercicios o dispositivos. Los ejercicios más conocidos para su recuperación son los ejercicios de Kegel y el yoga.

Ejercicios Kegel

  • Ejercicio 1: el lento. Durante 5 segundos contraes los músculos mientras vas respirando de forma suave. Después se relajan otros 5 segundos. Repite esta secuencia 10 veces.
  • Ejercicio 2: el rápido. Haces el mismo ejercicio anterior pero lo más rápido que puedas, sin pausa y durante 2 o 3 minutos. Esta secuencia se puede empezar repitiéndola 10 veces y aumentándola hasta 50 veces.
  • Ejercicio 3: el ascensor. En este ejercicio contraes los músculos lentamente por tiempos, como si fueras un ascensor y te tuvieras que parar en distintos pisos.
  • Ejercicio 4: la onda. Consiste en crear una onda, primero contrayendo y destensando los músculos, empezando por los de la uretra, seguidamente los de la vagina y, finalmente, los de la zona anal.

Además del yoga y de estos ejercicios que puedes realizar en un lugar y momento que estés tranquila, para ayudarte a reforzar el suelo pélvico existen unos dispositivos manuales o automáticos conocidos como bolas chinas o huevo vibrador.

Es cierto que este tipo de dispositivos están más relacionados con los juguetes eróticos, pero, no solo tienen ese objetivo. Son muy fáciles de usar y, si no tienes tiempo de realizar estos ejercicios, son perfectos para tu suelo pélvico. Simplemente hay que introducirlos en la vagina y moverse para que estos dispositivos vayan trabajando solos: puedes ir a caminar, correr, ir a comprar, etc. Las bolas chinas tienen que dejarse dentro unos 30 min, mientras que el huevo vibrador (suelen ir con mando a distancia para controlar la intensidad), con 10 minutos al día es suficiente.

¿Has probado estos ejercicios o prefieres usar los dispositivos? ¡Cuéntanos tu opinión en los comentarios!