SafeNews

Caregiving

Caregiving

Cuidador: maneras de prevenir la sobrecarga

Cuidador: maneras de prevenir la sobrecarga

Prestamos mucha atención al estrés y al coste emocional que puede llevar el cuidado a otra persona, pero habitualmente nos olvidamos del estado físico. Los cuidadores familiares desarrollan lesiones a tasas alarmantes debido al esfuerzo físico requerido para cuidar a otra persona (por ejemplo ayudarla a levantarse de una silla, meterla en la ducha, ayudarla a subir al coche e incluso ayudarla a levantarse después de una caída).

De hecho, un estudio ha demostrado que los cuidadores comúnmente experimentan lesiones físicas debido a levantar y cambiar de posición a sus seres queridos, así como a los malos hábitos de sueño y estilo de vida que se producen como resultado del cuidado (insomnio, no hacer ejercicio, etc).

Lesiones comunes:

  • Zona lumbar: Las lumbares son víctimas de las posturas incómodas que pueden requerir los cuidados. Los músculos tensos pueden inflamarse y provocar dolor y rigidez.
  • Parte superior de la espalda: La parte superior de la espalda consiste en la parte superior de la columna vertebral, los hombros y el cuello. Las lesiones en los tejidos blandos y las articulaciones pueden provocar dolor desde el cuello hasta los hombros, los brazos y las manos.
  • Muñecas y manos: El uso constante de las manos y las muñecas para cuidar físicamente a un ser querido puede provocar lesiones agudas como la tendinitis.
  • Parte inferior del cuerpo: Las caderas, las rodillas y los pies se cansan más fácilmente por los continuos cuidados.

¿Cómo prevenir estos dolores?

Cuanto más pueda hacer tu ser querido por sí mismo, menos tendrás que hacer por él. Además, practicar acciones del día a día puede ser un impulso para su confianza. Esta práctica se debe aprender poco a poco y hay que comenzar con las herramientas adecuadas. Por ejemplo, puedes instalar agarraderas en el baño y en las escaleras para ayudar a tu ser querido a soportar mejor su equilibrio y mantenerse estable sin dependa de ti.

Además, para aliviar el dolor de espalda, no hay nada mejor que fortalecer tus músculos así como hacer estiramientos. Si encontrar tiempo y energía puede ser difícil como cuidador, la aptitud física desempeña uno de los papeles más importantes para prevenir los dolores comunes.

Morning cooldown at figure 8 island
Photo by Scott Broome / Unsplash

Puedes probar algunos ejercicios de peso corporal desde casa con videos en youtube (aquí te pasamos un ejemplo), o sentarte en una pelota de estabilidad mientras realizas otras tareas.

Si ya sufres de dolores como resultado del cuidado, puedes aliviarlos de forma natural con métodos de tratamiento tal como una compresa fría, una almohadilla térmica, masajes, etc. Sin embargo, seguir el cuidado puede causar un dolor crónico prolongado.

¿Tienes consejos para abordar las demandas físicas del cuidado? ¡Comparte tu experiencia con nuestra comunidad!