SafeNews

General Health

General Health

¿Qué es la vejiga hiperactiva?

¿Qué es la vejiga hiperactiva?

La vejiga hiperactiva se traduce como la frecuente necesidad de orinar, repentina y difícil de controlar. En ciertos casos, puede incluso llevar a la pérdida involuntaria de orina.

Puede ocurrir a cualquier edad aunque el problema aumenta a medida que envejecemos, porque el cerebro es menos sensible a la sensación de la vejiga, que se llena gradualmente. No sientes nada y de repente tienes la impresión de que estás lleno: ¡difícil de anticipar! Es molesto, por supuesto, pero hay soluciones.

No lo confundas con la incontinencia

Si esta "falla" puede provocar fugas cuando no tienes acceso rápido a un inodoro, a diferencia de la incontinencia, no está relacionado con la falta de tono del suelo pélvico.

En realidad, es un problema con la sensibilidad de los sensores de la vejiga y la mala transmisión de mensajes al cerebro. Sin embargo, un perineo relajado puede ser la causa si las necesidades de orinar aparecen especialmente cuando la persona se levanta, pero no mientras está acostada o sentada. En este caso, un fisioterapeuta te puede prescribir algunas sesiones de rehabilitación.

Este problema puede acabar aislándonos si ya no nos atrevemos a salir por miedo a no poder controlarnos, o a pasar mucho tiempo en el baño. Sin embargo, si detectamos el problema con antelación, no hay razón para terminar usando protección. Un urólogo puede hacer exámenes para determinar el origen del problema. También puede comprobar si existe alguna irritación de la vejiga, como infección, piedras, pólipos, etc.

Medicamentos y nuevos reflejos

Existen medicamentos como los anticolinérgicos que disminuyen la excitabilidad del músculo de la vejiga para limitar la necesidad de orinar. Sin embargo, pueden causar sequedad de boca, estreñimiento y están contraindicados en caso de glaucoma. Por eso, es mejor probar otras soluciones antes de prescribirlas. Por ejemplo, puedes programar un reloj que suene cada dos horas para recordarte de ir al baño incluso si (todavía) no necesitas hacerlo.

Sin cirugía sistemática

La intervención, que consiste en colocar una tira debajo de la uretra para soportar la fuga de orina, solo tiene efectividad en alrededor de un tercio de los casos, y solo en la forma ortostática (cuando la necesidad de orinar pasa si la persona está de pie).

Si tu repetida necesidad de orinar ocurre principalmente por la noche, es mejor limitar la ingesta de líquidos antes de dormir. Guarda la sopa para el almuerzo, bebe el té antes de las 17 h y en la cena, concéntrate en los alimentos con almidón. También puedes usar medias de compresión si tienes tendencia al edema en las piernas, para evitar la acumulación de líquido.

También afecta a los hombres

Los hombres también conocen el problema. Si se levantan varias veces por noche, no es necesariamente un problema de próstata, aunque es mejor comprobarlo.