SafeNews

Travel

Travel

¿Qué es el slow travel?

¿Qué es el slow travel?

En un mundo donde todo siempre va más rápido, el "viaje lento", verde y respetuoso, se está consolidando como una tendencia cada vez más demandada por los que defienden un turismo sostenible. En este artículo, te contamos 5 formas de viajar para una estancia respetuosa con la naturaleza que bien podría cambiar tu visión del turismo.

Photo by Blake Wisz / Unsplash

Favorecer las etapas largas

Si en el momento de viajar tu objetivo es descubrir la cultura del país, sus rincones escondidos o el estilo de vida de sus habitantes, es mejor no tener prisa. Dile adiós a los hoteles de lujo. Apuesta por una habitación en una casa de huéspedes y convive con los locales, lejos de las grandes metrópolis.

Taken on a trip in 2016 with World Vision to Sierra Leone.
Releases obtained
See all the photos in this set at: https://unsplash.com/collections/1329084/free-photos-of-sierra-leone
 Read: https://mammasaurus.co.uk/search?q=sierra%20leone&f_collectionId=550f38dbe4b0567de642ea30
Photo by Annie Spratt / Unsplash

El objetivo: permanecer allí durante varias semanas y comenzar a imitar los hábitos de los locales. Puedes, por ejemplo, comer con los miembros de la familia y aprender a cocinar. "¡Es lo mejor para sumergirse en una nueva cultura!"

Cambia el avión por el autobús o el tren.

Cuando viajamos, queremos descubrir tantos lugares como nos sea posible. Sin embargo, esta forma de viajar es exactamente lo contrario de un "viaje lento". Es mejor tomarse tiempo para ir de un lugar a otro por tierra, incluso si eso significa perder horas, o incluso días.

La mejor manera de recorrer un país: coger el autobús o el tren. Además, ¡podrás aprovechar mejor el paisaje! En América del Sur, puedes, por ejemplo, hacer Bogotá-Cartagena de Indias en autobús nocturno con una duración de unas 22 horas. Vale, da miedo, pero pasar por todos los pueblos y ciudades vale la pena, ¡y es más ecológico!

No programes nada (o casi)

Evita sobrecargar tu horario con actividades típicas y favorece la improvisación. Sobre todo, recuerda que en cuanto a las diferentes ciudades de un país, nunca tendrás tiempo de visitar todos los monumentos y lugares de interés que ofrece. Así que no te pongas presión y haz una lista de tus lugares favoritos.

Tómate tu tiempo para aventurarte caminando

Facing the wildest forest
Photo by Guilherme Stecanella / Unsplash

Para moverte entre distancias cortas, tus pies son, sin duda, el transporte ideal. Camina por las calles y piérdete en la naturaleza (sin perderte realmente, claro). Si la caminata es demasiado complicada, apuesta por una bicicleta. Lo importante es ser completamente autónomo y poder ir a lugares a los que un coche no puede llegar.

No visitas pero vives

Resume bastante bien el estado mental a adoptar cuando decides hacer un "viaje lento". Lo que es esencial recordar es que desde esta perspectiva, viajar es exactamente lo contrario a una carrera contra el tiempo. No vamos a un país nuevo para ver tantas cosas como sea posible, sino para vivir una experiencia original, respetando a las personas locales, sus costumbres y su estilo de vida.

Finalmente, el "viaje lento" es solo una forma de descubrir una nueva cultura, minimizando su impacto ambiental y realmente apreciando el lugar por lo que es, no por lo que representa. Un tipo de turismo que ya es hora de democratizar.