SafeNews

Habits & Mindset

Habits & Mindset

Salir de la zona de confort después de los 60

Salir de la zona de confort después de los 60

LLegamos a los 60 años y, al jubilarnos, solemos escuchar esta frase: “ya trabajaste mucho, ahora te toca descansar”.  Pero en realidad, la edad madura es una etapa de mucho dinamismo y es la oportunidad perfecta para concretar proyectos y desarrollarse a nivel personal.

Durante gran parte de la historia de la humanidad, la gente no lograba vivir más de 50 años por lo que no existía el concepto de madurez. Solo es a partir del siglo XX, cuando las personas lograban a vivir hasta edades cada vez más avanzadas que hemos podido realizar estudios sobre el desarrollo humano y categorizar la edad madura y la adultez mayor.

Por supuesto, la adultez mayor viene con algunos cambios tanto físicos como psíquicos. Lo importante es anticiparse para que no te pillen por sorpresa y para poder adoptar acciones que te permitan lograr el envejecimiento que deseas tener. Tienes que asumir que estos cambios están totalmente fuera de tu control.

¿Que es una “zona de confort”?

La “zona de confort” es un “lugar” donde la persona se siente segura, cómoda y en confianza, generalmente porque se trata de un entorno que conoce bien (una rutina, un círculo familiar, nuestra casa, el trabajo, etc). No es nada malo tener una zona de confort en la que volvemos cuando lo necesitamos, pero permanecer mucho tiempo allí nos hace más débiles frente a los cambios del envejecimiento y de la sociedad en general.

Si estás bloqueado en tu zona de confort es mucho más probable que veas la vejez con negatividad y lo asemejes a la quietud y al repliegue social.

Además, salir de tu zona de confort tiene muchos beneficios:

  • Desarrollo personal.
  • Aumenta la autoestima y la autoconfianza.
  • Expande los círculos sociales.
  • Permite conocer nuevas cosas (autoconocimiento).
  • Ver el futuro con positivismo.
  • Sentirse más confortable frente a lo desconocido.
  • Desarrollar nuevas habilidades.

Olvídate de las excusas

Nunca es fácil salir de la zona de confort, ya que puede generar miedo y desconfianza (es obvio que preferimos la seguridad). También aparece una cierta resignación que nos hace pensar: ”a mi edad…..¿para qué?”. Pero vale la pena asumir riesgos, ya que sabemos que todos los adultos mayores son capaces de perseguir nuevas metas hasta el final de su vida.

Y no, los 60 años ya no marcan el comienzo del final, sino el comienzo de la segunda parte de nuestras vidas. Adoptar esta visión permitirá abrirte a muchas posibilidades. ¡Da un giro a tu vida!