Consejos para que tus hijos aprendan a ir solos y seguros al colegio

Este artículo ha sido escrito por el agosto 23rd, 2018 en Seguridad

Estamos casi finalizando el verano y es en estas fechas cuando muchas familias se enfrentan a la dificil decisión de permitir (o no) que sus hijos vayan solos al colegio sin la compañía de un adulto o un hermano mayor.

Según datos del estudio «Los niños, las ciudades y la seguridad vial», realizado por Audi Attitudes, la edad media a la que los niños comienzan a tener permiso de sus padres para ir solos al colegio en España son los 9,4 años, pues se considera que ya tienen capacidad suficiente para poder desenvolverse con autonomía en las calles. Sin embargo existen también factores que no están relacionados directamente con la edad que también afectan a su autonomía, como la madurez del pequeño, la peligrosidad del barrio, o la distancia entre su casa y colegio.

Aunque se trata de un proceso natural al que todo niño debe enfrentarse antes o después, y que le aporta infinidad de aspectos positivos como el fomento de su autonomía y el desarrollo de sus capacidades sociales, muchos padres y madres sufren ante otros aspectos de caracter negativo originados por la percepción del riesgo y la sobreprotección, que afloran a la hora de tomar esta decisión. Para ayudaros a dar el paso, aquí os dejamos varios consejos que os ayudarán a enseñar a vuestros hijos a ir solos al colegio con seguridad:

1. Enséñales educación vial

Por muy corto que pueda ser el trayecto, ir caminando al colegio supone un riesgo que se debe minimizar al máximo. En la web de RACE podréis encontrar las precauciones de seguridad vial a tener en cuenta si vuestro hijo va solo al colegio.

2. Dales información sobre el trayecto e indicaciones de seguridad

Es bueno que los niños conozcan el camino que han de recorrer, así como una ruta alternativa, y también todos los obstáculos que se pueden encontrar en el recorrido: pasos de cebra, semáforos, cruces difíciles, áreas peatonales… Trata de repasar con ellos la ruta al colegio con el máximo detalle, dibujando un mapa que puedan llevar consigo incluso, para que adquieran confianza y para que tú también tengas conciencia real de la peligrosidad del camino.

Es igualmente importante que los niños conozcan su propio nombre, apellidos, domicilio y teléfono.

3. Transmíteles confianza

Si tu hijo no conoce bien el camino o no tiene seguridad para realizarlo solo, puedes intentar representar ciertos escenarios que se podría encontrar (como ser detenido por un extraño, tomar el autobús equivocado o perderse) y enseñarle qué debería hacer exactamente en cada situación, para que coja confianza a la hora de enfrentar estas situaciones en soledad.

4. No “hablar” con desconocidos

Los padres deben tener en cuenta que la mayoría de secuestros de niños se cometen en lugares públicos, por lo que es en ellos en los que hay que prestar mayor atención. Por lo general, un secuestrador no se lleva a los niños con violencia, sino mediante el engaño. Siguiendo las recomendaciones de la policía, hay que concienciar a los pequeños de que no hagan caso de “propuestas” de extraños.

5. Mantente conectado con Safe365

Gracias a soluciones tecnológicas de seguridad como Safe365, estar alerta hoy en día es más fácil que nunca. Si quieres saber donde está tu hijo o si está yendo al cole por el mejor camino, puedes activarle el modo ruta y saber tanto donde está en tiempo real como los caminos que ha tomado a lo largo del día para ir de casa al colegio, y viceversa. Además, si no estás en casa cuando regrese, Safe365 incorpora también un sistema que te permite saber cuanta batería tiene disponible y puedas enviarle un aviso para que ponga a cargar el móvil.

Para poder hacer todo esto, tanto tú como tu hijo tendréis que tener Safe365 instalado en vuestros dispositivos móviles. Si aún no has probado nuestra app, puedes hacerlo descargándotela aquí (dispositivos con sistema operativo Android) o aquí (dispositivos con sistema operativo Android. Safe365 incluye además una funcionalidad para que puedas crearle el perfil a tu persona protegida desde la app en tu móvil, de manera que tan solo tendrás que instalarle la app a tu hijo en su teléfono y ya estará todo listo para que comiences a protegerlo.

6. La policía, su mejor aliado

No demonices a la policía, ni des una mala imagen de ellos. Aunque parezca una banalidad, frases como “si te portas mal va a venir un policía y te va a llevar a la cárcel” dan una imagen negativa que favorece que los niños tengan miedo a acercarse a ellos. Procura transmitirles un mensaje positivo, que sepan que en cualquier momento ellos van a ayudarle.

7. No personalices su ropa con su nombre

La mayoría de los padres ponen el nombre de sus hijos y las pegarán en su caja de lápices, botella de agua, libros y casi todos los artículos que poseen. Sin embargo, es una práctica poco recomendada, pues si un completo desconocido lo ve y lo llama por su nombre, tu hijo podría pensar que es alguien de confianza.

8. Enséñales qué hacer si se pierden

Enséñale a tu hijo qué hacer en caso de que alguna vez se pierda y no pueda encontrar el camino a casa. ¿Llamarte por teléfono? ¿Ir a la parada de autobús más cercana y usar la guía del autobús para saber dónde está? ¿Pedir ayuda a un adulto “seguro”? Sea lo que sea, recuérdale que siempre mantenga la calma y se concentre mientras trata de descubrir sus próximos pasos. No hay nada malo en perderse, debemos procurar que el propio hecho de encontrarse sea satisfactorio para que la situación no se convierta en algo traumático.

9. Fomenta que busquen compañía conocida en el trayecto

Aunque es bueno que aprendan a ir solos, si tu hijo tiene un compañero de escuela que vive cerca y hace la misma ruta o una similar para ir a la escuela, es una buena idea intentar que vayan juntos para que se relacione y tenga un compañero de viaje. De esa manera, pueden cuidarse mutuamente y tú tendrás un segundo apoyo al poder llamar al compañero de viaje o a sus padres en caso de emergencia o si no puedes comunicarte con tu hijo por algún motivo.

10. Practicad juntos

Como prueba, deja que su hijo se vaya solo a casa de la escuela mientras lo sigues a pocos metros sin intervenir, para mostrarle el camino. Será una buena práctica para que se acostumbre a la ruta mientras está bajo la seguridad de tu presencia. 

 

Cuidado de ancianos: ¿cómo adaptar tu casa si cuidas a una persona dependiente?
Cuidado de ancianos: ¿cómo fomentar su autonomía?
Comparte este artículo